Los pimeros ejemplares de “No florecen las Orquídeas” ya han llegado a sus lectores y me han mandado fotos con el libro.

¡Muchas Gracias!